Epidemiologia e incidencia:

La producción de aflatoxinas se considera casi inevitable al encontrarse los mohos de los que se originan esparcidos en todo el mundo. Se suma a esto que las condiciones ideales para su producción son muy fáciles de encontrar, especialmente en países tropicales u subtropicales, donde la incidencia podría ser un poco mayor. (imp y efectos)

En un estudio hecho en 1984 por la Organización de Agricultura y Alimentos de las Naciones Unidas, se encontró que por lo menos el 25% de las reservas mundiales de granos están contaminadas por micotoxinas.
Evaluaciones posteriores revelaron que en algunas regiones, el 80-100% de los granos se encontraba contaminado. Esas altas incidencias ocurrían en regiones donde los cultivos eran afectados por la sequía, infestados por insectos, o porque fueron utilizados equipos de cosecha o depósitos inadecuadamente mantenidos. El aspecto más aterrador es que algunos de los altos niveles de contaminación ocurrieron en países con los más avanzados sistemas agrícolas. (micotox en alim)
Si bien es cierto se podría estimar el nivel de aflatoxinas en ciertos alimentos, este número varía de un año a otro por factores ambientales.
Como la exposición a estas sustancias se registra en todo el mundo y
muchos de los suministros mundiales están contaminados, hace necesaria la vigilancia en las zonas donde se sabe que existen problemas.
La estrategia preferida para controlar la contaminación por micotoxinas es un enfoque polifacético integrado. La estrategia de precosecha o poscosecha más adecuada dependerá de las condiciones climáticas de ese determinado año. El conocer los factores medioambientales que fomentan la infección, el desarrollo y la producción de toxinas es el primer paso para un plan eficaz encaminado a reducir al mínimo las micotoxinas en los alimentos y los piensos. (3 aspectos)

Como la contaminación de alimentos afecta la disponibilidad y la inocuidad de los alimentos a nivel mundial, la FAO, la OMS y el PUNMA han convocado a conferencias sobre micotoxinas, ya sea por nuevas micotoxinas emergentes, progresos realizados en técnicas de muestreo, análisis y monitoreo, así como procesos de descontaminación, establecimiento de regulaciones en diversos países y gran preocupación sobre los efectos en la salud producidos por ciertas micotoxinas.
Es así como en los últimos años se han elaborado varios enfoques relacionados entre sí para evaluar los peligros, vigilar y evaluar la exposición y determinar los riesgos asociados. (3 aspectos)

Los programas de análisis de peligros y puntos críticos de control (APPCC, en inglés HACCP) han sido útiles para hacer frente a los riesgos asociados con la posible contaminación de productos alimenticios y sustancias químicas tóxicas. Los programas de inocuidad de los alimentos suelen utilizar información sobre los factores que propician la contaminación para establecer medidas preventivas y de control y ofrecer de ese modo al consumidor un suministro de alimentos inocuos y sanos.
Además, se ha dedicado gran esfuerzo a mejorar y asegurar la calidad de los datos analíticos de micotoxinas, puesto que esos datos sirven para la evaluación de riesgos de exposición mediante la vigilancia de los alimentos, para su control (vigilancia reglamentaria) o para normas de seguimiento a fines comerciales. Además, presentan una problemática analítica peculiar en lo que se refiere a obtener muestras auténticamente representativas y a en los límites reglamentarios de control (μg/kg o menores).
Diversos planes de muestreo se han propuesto, dependiendo si son con fines de control de calidad o que sirvan para hacer cumplir una norma, debiendo asegurarse que se basen en principios estadísticos sólidos, pero teniendo en cuenta consideraciones de orden práctico, para ello se cuenta con una orientación general de la norma de muestreo del Codex Alimentarius.
Por otro lado, los métodos analíticos utilizados deben estar validados para que se determinen sus características de eficiencia, como recuperación, repetibilidad (r) y reproducibilidad (R). Además, los ensayos de aptitud (competencia) se consideran un medio de constante evaluación objetiva de la capacidad de un laboratorio para producir resultados precisos y fiables, y los materiales de referencia certificados ofrecen la posibilidad de demostrar la exactitud y la precisión de un método. (3 aspectos)




In Raw Agricultural Products :
Aflatoxins often occur in crops in the field prior to harvest. Postharvest contamination can occur if crop drying is delayed and during storage of the crop if water is allowed to exceed critical values for the mold growth. Insect or rodent infestations facilitate mold invasion of some stored commodities.
Aflatoxins are detected occasionally in milk, cheese, corn, peanuts, cottonseed, nuts, almonds, figs, spices, and a variety of other foods and feeds . Milk, eggs, and meat products are sometimes contaminated because of the animal consumption of aflatoxin-contaminated feed . However, the commodities with the highest risk of aflatoxin contamination are corn, peanuts, and cottonseed.
In Processed Foods :
Corn is probably the commodity of greatest worldwide concern, because it is grown in climates that are likely to have perennial contamination with aflatoxins and corn is the staple food of many countries. However, procedures used in the processing of corn help to reduce contamination of the resulting food product. This is because although aflatoxins are stable to moderately stable in most food processes, they are unstable in processes such as those used in making tortillas that employ alkaline conditions or oxidizing steps. Aflatoxin- contaminated corn and cottonseed meal in dairy rations have resulted in aflatoxin M1 contaminated milk and milk products, including non-fat dry
milk, cheese, and yogurt. (aflatoxins occurrence and )